Bruselas con niños

Guía de Bruselas


Publicado 20-02-2020



En octubre de 2019 tuvimos el placer de visitar la capital europea de Bruselas y algunas ciudades de Bélgica, como Gante, Brujas, Lovaina, Amberes y Malinas. 

Para contaros mejor nuestra experiencia, antes debemos comenzar por unos datos básicos. 

Bélgica está dividida en tres zonas geográficas:

  • Al norte encontramos la región de Flandes, donde se habla holandés (también conocido como neerlandés o flamenco) como primer idioma. 
  • Al sur se sitúa la región de Valonia, zona de habla francesa. 
  • Y al este, aún queda una pequeña Comunidad Germanófona. 

Es fácil acordarse de esta división lingüística si sabemos situar los países contiguos en el mapa, ya que el idioma que se habla en cada zona corresponde al país más cercano geográficamente. 

0-mapa

Como habréis podido deducir, Bélgica tiene tres idiomas oficiales, Holandés, Francés, y Alemán. Además de dominar el Inglés. 

Otro dato de interés, es la gastronomía. Desde nuestra experiencia podemos recomendaros: 

  • Las patatas fritas: las cuales las fríen en grasa animal, las dejan enfriar, y las vuelven a freír por segunda vez, consiguiendo que estén perfectamente hechas por dentro y muy crujientes por fuera. 
  • La carbonade: que es un exquisito estofado de carne de ternera hecho con cerveza belga.
  • Frikandel: se trata de una salchicha frita de unos 20-30cm (dependiendo de donde la comáis), que suelen servirla sin pan.
  • Mejillones al vapor, que vienen acompañados de patatas fritas para mojar en la salsa que acompaña a los mejillones.
  • Chocolate: cuya fama es mundialmente conocida por seguir respetando las normas de la elaboración artesanal. Donde más tiendas encontraréis con el distintivo artesanal es en Brujas. 
  • Gofres: Existen dos tipos de Gofres: por un lado los gofres de Bruselas, que son los que tienen forma rectangular; y por otro lado los gofres de masa de Lieja, con una forma más irregular. Pues una vez probados ambos, os recomendamos los de Lieja, sin toppings, ya que son más crujientes, azucarados y sabrosos, no les hace falta añadirles nada, ni siquiera chocolate. 

0-gofres

Por último, y no por ello menos importante, Bélgica es conocida por sus cervezas. Y es que tiene más de 1500 variedades, con diferentes sabores. Desde la suave cerveza trapense y pils con marcas como Stella Artois, Jupiler, Primus... hasta las cervezas de abadía elaboradas por monjes (tripel), con marcas como Grimbergen, Leffe, Tongerlo, Westmalle…

0-cervezas

Otro dato muy importante son los carteles de los trenes, ya que están en Holandés, y por tanto si vas a alguna ciudad de los alrededores, os recomendamos que os sepáis el nombre, ya que en la mayoría de los casos no se parece en nada a la traducción al español (por ejemplo Amberes es Antwerpen). 

Os recomendamos las siguientes aplicaciones para los trenes y para el transporte público en Bélgica: SNCB y STIB-MIVB. La primera es básica para moveros entre ciudades, ya que podréis encontrar todos los horarios de trenes, paradas, retrasos… Así como poder comprar los propios billetes. A la segunda aplicación le dimos menos uso, pero no por ello es menos interesante, ya que disponéis de la información del transporte público, y el cómo llegar.


Después de estos datos de interés, comenzamos a contaros nuestra experiencia.

Este ha sido nuestro primer viaje con nuestro bebé de 9 meses y un mar de dudas se nos presentó mientras lo planificábamos, pero la realidad nos sorprendió para bien. 

Cogimos el avión desde Madrid, y una vez en el aeropuerto, pasamos el control que tantas veces habíamos pasado, con una tranquilidad y simpatía sorprendente por parte de los trabajadores del aeropuerto, nos informaron que hasta los 3 años del bebé podemos pasar líquidos y comida. En nuestro caso llevábamos potitos, fruta triturada y leche en el equipaje de mano, y no supuso ningún problema. Una vez dentro del aeropuerto, nos indicaron que existe una sala de juegos infantiles, con toboganes, columpios, juguetes, y muy útil para nosotros, con una cocina, con tronas y microondas y una sala de lactancia. Subimos al avión como priority, y el carro de dos piezas lo dejamos en la misma puerta del avión. Después de aterrizar, tuvimos que esperar a que todos los pasajeros bajasen, y al salir, nos encontramos de nuevo con nuestro carrito a las puertas del avión, muy cómodo. 

Al llegar a Bruselas, continuaron las atenciones especiales para nosotros y nuestro bebé, ya que tras recoger nuestro equipaje, tomamos dirección al metro, un trabajador nos llevó hasta un ascensor, nos bajó a la planta subterránea, y nos explicó qué vagón teníamos que coger para que estuviese adaptado al carro. 

Llegamos al hotel y nos quedamos a descansar, ya que la pequeña tenía sueño, y nos esperaban muchos días por delante (a nosotros tampoco nos supo muy mal quedarnos a descansar ese día).

 

Primer día- Bruselas

A la mañana siguiente, comenzamos a conocer Bruselas. Callejeamos un poco y pronto encontramos la Grand Place. 

2-grand-place

Una plaza muy emblemática, con un microclima en su interior (hace mucho viento) y lo que es más relevante, numerosos edificios históricos, como el de La Casa del Rey, la Casa de los Duques de Brabante, algunas casas gremiales, y el que para nosotros es el edificio más bonito de la Plaza, el Ayuntamiento (Hotel de Ville), que si os fijáis bien en sus dos alas, son asimétricas, esto se debe a que no disponían de más espacio en ampliaciones posteriores y no a un error de cálculo como dice la leyenda. 

3-ayuntamiento

Continuamos caminando por la calle que sale a la izquierda del ayuntamiento (Rue de l'Etuve) para llegar a uno de los iconos de la ciudad, el Manneken Pis. Es muy fácil de encontrar, por su cercanía con la Grand Place, por estar rodeado de gofrerías y cervecerías y porque está abarrotado de turistas. Si queréis una foto, os recomendamos tened paciencia. A pesar de que hay numerosas leyendas en torno a esta pequeña fuente, la realidad es que nos encontramos en una ciudad donde se curtían pieles, y para ablandarlas era necesario la orina. Los curtidores en el s. XVII pagaban a los niños para que orinaran encima de las pieles y de ahí se originó la figura de el Niño Meón, que también podemos encontrar en Amberes o Gante.  

4-ni-o-meon

Por si no lo sabéis también existe la Niña Meona y el Perro, para completar la familia, así que más adelante os diremos dónde encontrarlos.

Continuamos recto por la calle que veniamos y giramos por la siguiente calle a la izquierda, hasta llegar a la Plaza Grand Sablon, este barrio del Sablón tiene un carácter más señorial, con casas más grandes que diferencia a la parte baja de la alta de la ciudad. Al final de esta plaza encontraremos una de las joyas del gótico brabantino La Iglesia de Nuestra Señora del Sablón. En su espectacular interior encontramos una estatua que hace referencia a la leyenda sobre la Virgen, que cuenta que ésta se le apareció a una mujer de Amberes y le pidió que la llevase a Bruselas, la cual cogió un barco y junto con su marido la trajo hasta aquí.

5-La-Iglesia-de-Notre-Dame-du-Sablon

Llegados a este punto, giramos a la derecha para llegar al Palacio de Justicia, que estaba en obras. En un principio pensamos que habíamos tenido muy mala suerte por verlo todo lleno de andamios, pero después nos enteramos que este es su estado normal desde hace décadas, aún así os lo recomendamos, ya que en las inmediaciones hay un espectacular mirador de la ciudad.

6-palacio-de-justicia

Es imprescindible que entréis a ver al menos el vestíbulo, ya cuenta con más de 100 metros de altura y está revestido en mármol procedente del Congo belga.

7-interior-palacio-justicia

Comimos cerca del Palacio de Justicia, ya que nuestro plan para la tarde era ir al Atomium, y para ello cogimos el metro en la parada Louise, que hay cerca del Palacio, y nos bajamos en la parada Heizel. Hay que andar unos 5 minutos para llegar al Atomium. Nosotros no entramos ya que las exposiciones temporales que alberga no nos resultaron interesantes. Por fuera, es una estructura de 102 metros de altura, formada por 9 esferas. Fue creado para ser el pabellón principal de la Exposición Universal de Bruselas de 1958.

8-atomium-n

Muy cerca está el parque Mini Europe, en el que se representan 80 ciudades de la Unión Europea. Nosotros no fuimos, preferimos coger el metro para volver al centro y visitar la famosa calle Delirium.

Esta calle, ubicada a unos metros de la Grand Place, pero en sentido opuesto al Manneken Pis, es famosa por albergar el Delirium café, un bar que cuenta con más de 3000 tipos de cerveza. Al fondo de esta calle sin salida, se encuentra la Niña Meona que os comentábamos antes, la Jeanneke-Pis.

9-Jeanneke-Pis

Después de este merecido momento de relax, cogimos comida para cenar y nos fuimos a descansar.

 

Segundo día- Barrio Europeo

Reservamos nuestro apartahotel cerca de la Estación central de Bruselas (Gare Centrale), ya que como veréis casi todos los días cogimos algún metro o tren. 

En nuestro segundo día, conocimos el Barrio Europeo, y para llegar hasta allí cogimos el metro y nos bajamos en frente del Parque del Cincuentenario, que fue construido, como casi todo en Bruselas, por el Rey Leopoldo II,  el cual quiso aunar en un solo monumento, la Puerta de Brandeburgo de Berlín, la Plaza de San Pedro de Roma, y el Arco del Triunfo de París, para celebrar el cincuenta aniversario de la independencia de Bélgica.

10-Parque-del-Cincuentenario

En este parque se encuentran varios museos, uno de los más conocidos es el Autoworld, uno de los museos automovilísticos más importantes del mundo.

Es un parque muy tranquilo de unas 30 hectáreas. Paseamos para salir por el lado opuesto, y llegamos a la famosa Rotonda Schuman, que tantas veces vemos en los telediarios, con dos conocidos edificios a su alrededor: el de la Comisión Europea y el del Consejo Europeo. 

Giramos hacia la izquierda en la glorieta, para llegar al Parque de Leopoldo, el cual fue un antiguo zoológico Real, pero en la actualidad es el pulmón del Barrio Europeo, debido a que se encuentran la mayoría de las instituciones de la Unión Europea. Paseamos por él y entramos en La Casa de la Historia Europea que es un museo fundado por el Parlamento Europeo para dar a conocer la historia y la integración europeas, nos pareció muy interesante, es más, hubiéramos dedicado más tiempo, pero era la hora de comer. 

12-Parque-de-Leopoldo-2

Nos habían recomendado la "Maison Antoine", un restaurante de comida rápida que tiene varios locales en la ciudad, y uno de ellos está justo al salir del Parque de Leopoldo, en la Place Jourdan. Pedimos La típica carbonade, un Frikandel, y patatas fritas, y estuvo todo buenísimo. La única pega es que solo tiene comida para llevar y tuvimos que comer sentados en un banco, y hacía algo de frío. 

13-Maison-Antoine-2

Volvimos a cruzar por el Parque de Leopoldo para llegar al Parlamento Europeo, situado en la Plaza de Luxemburgo, y aunque no nos detuvimos demasiado (tuvimos la mala suerte de que justo ese día no se permitían visitas), es recomendable pasar por este lugar que es la institución más importante de la Unión Europea.

Tomamos la calle Belliard hasta llegar al Parque de Bruselas, uno de los más importantes de esta ciudad, y es que aquí se reúnen muchos jóvenes y muchas familias. Justo a un lado de este parque encontramos el Palacio Real que data de principios del s.XIX. En realidad los reyes no residen aquí sino en Laeken, muy cerca del Atomium.

14-palacio-real-n

Al final de la calle giramos a la izquierda para llegar a la Plaza Real, en esta zona se encuentran muchos de los museos de la ciudad, además se divisa toda Bruselas. Esta plaza tiene bastante historia, ya que es donde se encontraba el Palacio de Coudenberg (familia que gobernó en Bélgica durante casi siete siglos), pero en 1731 se produjo un incendio que destrozó completamente el Palacio y no se reconstruyó. En esta plaza destaca la Iglesia de Saint-Jacques-sur-Coudenberg, y la estatua de Godofredo de Bouillón.

15-Plaza-Real

Ya era la hora del café, así que aprovechamos un puesto ambulante de Gofres para hacer un descanso. 

Bajamos la calle con unas vistas excepcionales, 

16

pasando por la Gare Central, hasta llegar a la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, donde fue coronado Carlos V de Alemania y I de España. Realizada en gótico brabanzón tardó más de 300 años en finalizar. Os recomendamos entrar, ya que el interior sorprende por sus elementos barrocos y rococós, a nosotros nos llamó sobre todo la atención el púlpito realizado en madera de roble que representa la expulsión de Adán y Eva del paraíso, toda una obra de arte.

17-Catedral-de-San-Miguel-y-Santa-G-dula-2

Justo delante de la Catedral hay un pequeño parque, bajamos por él y continuamos por la calle de enfrente, y a escasos cinco minutos a la izquierda encontramos las famosas Galerías Reales Saint Hubert, una encrucijada de calles cubiertas, donde poder encontrar algunas de las tiendas más exclusivas de la ciudad (joyerías, chocolaterías…), además de algún teatro.

 

Tercer día- Gante (Gent)

Cuarto día- Amberes (Antwerpen)- Malinas (Mechelen)

Quinto día- Brujas (Brugge)

Sexto día- Lovaina (Leuven) y el barrio de la bolsa en Bruselas

 

Como veis, cada día visitamos una ciudad de los alrededores, el motivo es porque viajabamos con un bebé y no queríamos hacer muchos kilómetros al día por ella. Sin embargo, el resultado fue muy positivo, ya que son ciudades tan atractivas que al disponer de mucho tiempo pudimos sentarnos a ver pasar la gente, perdernos por sus calles, comer gofres y productos típicos, buscar tiendas con encanto, incluso descubrimos algunas cosas muy curiosas, como una iglesia convertida en cafetería que tiene dentro un columpio (esta en Brujas). 

Para no hacer más extenso este post, nos vais a permitir que todo esto lo contemos en otro artículo más adelante. 

Terminamos contando nuestro último día en Bruselas capital (Sexto día- Lovaina y el barrio de la bolsa en Bruselas)

Como Lovaina es una ciudad universitaria muy pequeña, pero preciosa y muy recomendable, a la hora de comer ya estábamos de vuelta en Bruselas, por lo que comimos en "Fritland", un lugar de comida rápida, muy típico, y que está al lado de la Bolsa. Además de las patatas fritas, es muy famoso un bocadillo llamado "la metralleta" (la mitraillette) que contiene carne, patatas fritas, salsa… Una bomba calórica, que está buenísima. 

18-metralleta

Las escaleras de la Bolsa son el punto de encuentro para la muchos bruselenses, por lo que es un lugar muy animado que nos gustó mucho, a pesar de que enfrente estaban en obras (desde hace ya varios años, según nos contaron).

Dentro del impresionante edificio Neorrenacentista de la Bolsa, tiene previsto trasladarse el Museo de la Cerveza. La foto es de cuando volvíamos hacia el hotel, que nos resultó precioso el reflejo de la luna sobre la torre del ayuntamiento de fondo.

19-bolsa-2

Después de la copiosa comida, continuamos hacia la iglesia de Santa Catalina, para ello cogimos la calle de la derecha del Mcdonald’s que estaba en frente de la bolsa, llegamos a la Plaza de Santa Catalina, donde se encuentra una de las pescaderías más famosas de Bruselas, en lo que en un tiempo pasado fue la lonja. Además de haber muchos restaurantes, donde poder comer pescado, un plato típico, una pizza gourmet, o simplemente tomar una cerveza.

La Iglesia de Santa Catalina es una de las iglesias más antiguas de la ciudad, justo enfrente encontramos la Tour Noire (Torre Negra), una de las torres de la antigua muralla.

20-santa-catalina

Continuamos por Rue du Vieux Marché aux Grains y en la tercera esquina, coincidiendo con la intersección con la Rue de Chartreux encontraréis el Perro Meón (Zinneke pis). Este perro, que no tiene raza, viene a representar lo multicultural y multirracial que es Bruselas.

21-perro-meon

Nuestra última parada fue el Teatro Real de la Moneda, el cual es una de las casas de ópera más grandes de Europa.

22-teatro-real-de-la-moneda

Nos fuimos a descansar, no sin antes hacer parada en la Grand Place para despedirnos,  ya que al día siguiente teníamos que coger el vuelo de vuelta, el cual fue tan cómodo y agradable como el de ida. 

Esta es nuestra experiencia con un bebé por Bruselas, esperamos os sirva de ayuda.

Saludos, y ¡Buen viaje!




Comentarios sobre :
Bruselas con niños

Buscar en el blog